En la tierra de Yax Mutul

En la tierra de Yax Mutul
Por Arq. Alejandro Cristiá Batista

Antes de adentrarnos en la mística ciudad de Yax Mutul, ahora más conocida como Tikal, dejo un rápido vistazo a la pintoresca Tayasal, actualmente Isla de Flores, ubicada en el lago Peten Itzá, Petén (Guatemala). La misma fue uno de los últimos vestigios de la resistencia maya contra los conquistadores, quedando destruida prácticamente por completo. En años más recientes fue el foco principal del departamento de Petén.


Como nota preliminar, es importante conocer los tres periodos principales de la historia maya:
  • Preclásico: 2000 a. C. – 250 d. C.
  • Clásico: 250 d. C – 950 d. C.
  • Posclásico: 950 d. C. – 1539 d. C.

Ya que estaremos recorriendo un poco por Yax Mutul es importante saber que tan sólo aproximadamente entre un 20% y un 30% de esta ciudad maya ha sido revelada, en otras palabras, la gran mayoría de sus construcciones todavía se encuentran bajo la apariencia de “montañas”. En las últimas décadas del siglo XX varios grupos de ambientalistas se unieron en contra de seguir escarbando las obras debido a que muchas son el hábitat de distintas especies de plantas y animales. Para ejemplificar esto, la siguiente imagen; muchas de las construcciones fueron dejadas “mitad y mitad” para poder mostrar a los visitantes cómo luce la edificación, y cómo lucía antes de su descubrimiento. Se estima que en Guatemala hay aproximadamente 4500 templos y pirámides, las cuales la mayoría se encuentran todavía cubiertas por la naturaleza.

Esta es la una de las pirámides gemelas, concretamente el “Complejo Q”. Se encuentra mitad descubierta. Se empleba para distintos ritos religiosos, incluyendo el sacrificio de animales.

Los sacrificios humanos (en masa) no eran habituales hasta la entrada del período Post-clásico, cuando las distintas ciudades mayas cortaron su intercambio comercial y se dedicaron a luchar entre ellas. Otro factor a tomar en cuenta fue la deforestación que ocasionaron los mayas, y por ende las sequías que le siguieron, por lo tanto, los sacrificios humanos, en su mayoría de tribus vencidas, comenzaron a hacerse más recurrentes para implorar a los dioses por tiempos favorables.

El siguiente fue un altar de sacrificio humano, ubicado a la izquierda de la pirámide gemela.

Dentro del mismo hay una ligera pendiente por la que la sangre escurría, conducida hacia los agujeros que se ven en la parte inferior del muro. Del otro lado esperaba la plantación de maíz, nutrida en aquellos tiempos por este líquido vital.

En algunas obras, como en el caso de ésta, se puede apreciar el color rojo original característico de las construcciones mayas.

Esta es una pirámide (presuntamente) idéntica a la vista anteriormente, por eso se les llaman “pirámides gemelas”; se colocaban una frente a la otra en distintas zonas de las ciudades. Como se puede notar, no ha sido alterada por excavaciones.

A lo lejos se pueden ver los templos más altos de la ciudad: en el centro el Templo del Gran Sacerdote y en último plano el Templo del Gran Jaguar; en el extremo derecho se puede notar la Pirámide del Mundo Perdido. La única obra que les gana en altura es en donde esta imagen fue tomada: el Templo de la Serpiente Bicéfala (Templo IV), con 70m es la construcción más alta de Tikal y sólo su cumbre está descubierta. También es probable que sea la segunda pirámide más alta de América, tomando en cuenta que su principal competidora, la Pirámide del Sol de Teotihuacán, ya no posee el (presunto) templo en su cima. (La más alta sería El Mirador/Pirámide de la Danta, descubierta en el 2005 al norte de Guatemala).

Aquí arriba era recurrente una frase dicha por angloparlantes: “la escena de Star Wars”; tomaban la foto y se iban…

Llegamos a la zona conocida como “Mundo Perdido”, un complejo astronómico que data del Preclásico (pero que fue reconstruido en varias ocasiones) y que posee influencia arquitectónica de Teotihuacán, por consiguiente se encuentran las primeras pirámides de la zona en emplear el estilo “talud-tablero”, además de contar con una muralla de defensa, que es más habitual en terriotorios de ancestros de los mexicas por su inclinación bélica.

En la siguiente imagen se aprecia el Templo 5C-49, lamentablemente para mí, invadido por hormigas rojas bípedas (una fraternidad universitaria), pero al menos sirven para ver la escala humana.

A esta se le llama Pirámide del Mundo Perdido. Cabe señalar que la mayoría de las grandes obras mayas en general fueron construidas sobre sí mismas, es decir, una pirámide como la vemos hoy en día es la suma de varias “capas de pirámides” hechas a lo largo del tiempo, llegando a poseer cada vez mayor altura.

En algunas de las construcciones está prohibido subir. Normalmente el indicador para imponer esta restricción radica en que algún humano moderno haya muerto intentando subirla. En esta región llueve durante la mayoría de los meses, y los escalones, aparte de poseer una huella incómoda, también presentan musgo. Dos personas murieron en el intento de llegar a la cima del Mundo Perdido. 

Era común en pirámides del Clásico la presencia de “máscaras” ubicadas al frente, práctica que cayó en desuso en los siguientes períodos de historia maya. Como mencioné anteriormente, las pirámides se construían encima de sí mismas. Para entenderlo mejor, Tikal fue abandonada y reconstruida a lo largo del tiempo. Con el resurgimiento de la ciudad se construían las pirámides del, por ejemplo, el periodo Posclásico, justo encima de alguna del período Clásico, y con el estilo arquitectónico propio de la nueva época. En la imagen anterior, de una obra cuyo nombre desconozco y que se encuentra casi al lado de la Pirámide del Mundo Perdido, se ve cómo fue perforada para descubrir la máscara que quedó oculta de la versión anterior de la misma pirámide.

Llegamos a la Plaza de los Siete Templos, en donde tenemos este pequeño palacio en uno de sus lados. En éste se ubicaba el rey y la reina durante los juegos de pelota, funcionando como un palco. Los escalones tienen una huella de aproximadamente 12cm y una contrahuella de 40cm. Solo un monarca divino podría subir eso “con gracia”.

El juego de pelota era una de las mayores diversiones para el pueblo maya, en donde el perdedor era sacrificado durante el período Clásico, y al ganador se le entregaba la joya que llevara cada espectador (que a su vez, traerla consigo era el requisito para entrar y ver el juego). En la zona de Yucatán se sacrificaba al ganador en la época Posclásica. 

Mi favorita de la ciudad, y al parecer una de las más misteriosas. Se le denomina “Templo V” y posee 57m de altura. Es una obra del clásico tardío erigida por un gobernante desconocido por ahí del año 700. Presenta la particularidad de tener las esquinas redondeadas, así como el estilo arquitectónico del talud-talud común del período Clásico.

La Gran Plaza vista desde el Templo de las Máscaras.

La Acrópolis Norte, un conjunto de varios templos los cuales se encuentran erigidos sobre entierros.

El Templo de las Máscaras (Templo II), 38m de altura.

Crestería del Templo de las Máscaras.

El icónico Templo del Gran Jaguar, o Templo de Ah Cacao, o Templo I. Muchos creen que es la única gran pirámide de Tikal; posee 47m de altura. Cuatro personas han muerto intentando subirla, por lo que, como vimos anteriormente, está prohibido el ascenso.

Tanto en frente del Templo del Gran Jaguar como del Templo de las Máscaras se puede aplaudir y oír cómo el eco muta en un sonido similar al canto de un ave (presuntemente un quetzal); aunque tal vez no se escuche tan nítido como en el caso de Chichen-Itzá.

Los templos del Gran Jaguar y de las Máscaras desde la Acrópolis Norte.


Finalmente, no quería abandonar Guatemala sin mostrar unas rápidas impresiones de Antigua.

Advertisements